lundi 11 janvier 2021

Periplos parisinos : pequeño recuento

 


Publicado el 27 de diciembre de 2020, por Lunettes Rouges


(artículo original en francés, aquí)


Visité estas diez iglesias parisinas para satisfacer mi curiosidad intelectual puesto que los museos estaban cerrados. Más que la arquitectura, un campo en el cual soy poco competente y solamente diría banalidades, me interesé por las obras de arte, en especial por las pinturas, algunas esculturas y vitrales. Descubrí cosas bellas y espero haberles dado a los lectores el deseo de seguirme.


Pero no vi todo, claro que no. También pueden ir a San Eustaquio para ver la Vida de Cristo de Keith Haring entre otras obras contemporáneas; a Santa Margarita por la Masacre de los Inocentes de Pacecco de Rosa, a San Pedro de Montmartre por la Lamentación de un alumno de Ribera, o, más difícil pues rara vez accesible; a la Capilla de la Enfermería María Teresa por la hermosa Santa Teresa del Barón Gérard, y muchas otras más; también pueden salir de Paris. 


Primera conclusión: no estamos en Roma, Nápoles o Venecia. 95% de las obras de arte en las iglesias son de calidad mediocre, incluso espantosa, sin la menor búsqueda artística (también visité algunas iglesias sobre las que no escribí puesto que no hay NADA que decir). En general, salvo síndrome de pedantería aguda, apenas se echa un vistazo sobre la abundancia de santurronerías de arte sulpiciano (expresión inventada en 1897 para calificar las «santurronerías» tales como las estatuas de santos o los cuadros figurativos de los vitrales de estilo estereotipado, remilgado, incluso sensiblero y sin genio) principalmente del siglo XIX y es suficiente. Como decía Huysmans, esteta refinado, dejemos que se pudran y se apaguen en la humedad de las capillas. Pero es una pena, todo el mundo no está de acuerdo, es patrimonio inalienable y sacrosanto, etc. 


Segunda conclusión: solamente vi obras de hombres, con una excepción (en Paris solamente la iglesia del Espíritu Santo, terminada en 1935, que no he visitado, muestra obras de varias mujeres artistas, unos frescos de seis mujeres miembros de los talleres de los Ateliers d'Art Sacré). Doble patriarcado, el del mundo del arte y el de la Iglesia, dirán ustedes. ¿Habrá otras artistas escondidas? Si duda alguna. En Italia, Portugal, Flandres, Londres, existen mujeres pintoras/artistas de iglesia, ¿porqué no habría en Paris? ¿Las Guerrilla Girls se irán a movilizar por esta noble causa? ¿Existirá una Historia mundial de las mujeres en el arte sagrado, así como éstaFueron visitas interesantes, agradables, con algunas buenas conversaciones. Sacarle partido a la pandemia para salirse del camino. Pero diez son suficientes, por ahora. 


Mis principales fuentes de información: primero el Guide Bleu, esta excelente página y también este libro de Bertrand Dumas.



Aucun commentaire:

Publier un commentaire