jeudi 22 juillet 2021

Kentridge en Luxemburgo, árbol y procesión

 


11 de julio de 2021, por Lunettes Rouges

(artículo original en francés, aquí)


William Kentridge, MUDAM Grand Hall, vista de la exposición


La ciudad de Luxemburgo ha programado una serie de eventos en torno a William Kentridge de los que solamente vi la exposición en el MUDAM (hasta el 30 de agosto). Abre con una instalación magnífica en la cristalera-catedral (Almost Don’t Tremble, 2019), en la cual cuatro altavoces (recuerdos de las manifestaciones más que de Hollywood) enormes transmiten músicas de compositores sudafricanos, entre ellos Hasha, de Nhlanhla Mahlangu, un canto a capela para seis cantantes, y Counting Numbers de Philip Miller, un himno traducido al Xhosa con voces de soldados africanos presos en Berlín en 1917, que cuentan de 1 a 20 en ocho lenguas diferentes, del zulú al árabe dialectal de Tunisia. La sala, iluminada por el sol tiene un árbol inmenso, dibujado (por los estudiantes de la ESAL de Metz) en una pared con una sombra improbable dibujada en el suelo (Let Them Think I Am A Tree & Shadow, 2021): la vibración visual de ese doble va subrayada a la vez por la solidez del árbol y por la inmanencia de la sombra. 


William Kentridge, More Sweetly Play the Dance, 2015, instalación video, foto del autor


La sombra se encuentra por supuesto, en la procesión emblemática More Sweetly Play the Dance: es una procesión lenta y trágica a través de siete pantallas, una escansión del espacio, personajes extraños, bailarines, músicos, menores, enfermos, esqueletos, desaparecen en las fisuras entre las pantallas para renacer unos segundos más tarde, fanfarrias, cabezas cortadas en chuzos, una danza macabra, el reino de las sombras. El primer procesionario tira hojas a los cuatro vientos y la última esgrime un fusil: ¿simbólica completamente revolucionaria? El borrado y el recubrimiento no son únicamente técnicas de dibujo, son también símbolos de la Historia. 


William Kentridge, Procession, 2000, conjunto de 25 esculturas, bronce, col. part.


En otras salas hay películas (entre ellas Sybil, imágenes entrecortadas con fondo de diccionario), dibujos, estatuas, como la procesión aquí arriba, máximas («Beware the age of 73», me dice una), y por todas partes, unos ampersands & :la liaison, el doble. Todo recuerda su estudio, sus bocetos y la diversidad de sus prácticas. En otro lugar del museo, una bonita instalación de cuerdas y cuero de Leonor Antunes