mardi 14 septembre 2021

¿Giacometti el egipcio?

 


7 de septiembre de 2021, por Lunettes Rouges

(artículo original en francés, aquí)


Alberto Giacometti, Gran mujer, 1958, yeso pintado; Estatua de la diosa Nephthys, Decimoctava Dinastía (1391-1353 BC), diorita, Museo del Louvre; Alberto Giacometti, Mujer caminando, 1932-36, yeso, 152.1×28.2x39cm (foto del autor)


Mientras que la exposición de hace unos años sobre Giacometti y los Etruscos no tuvo mucho sentido y se centró únicamente en los parecidos formales, la que hay en este momento (hasta el 10 de octubre) en la Fundación Giacometti, sobre sus relaciones con el arte egipcio es rica. También hay, por supuesto, semejanzas  formales, cierto hieratismo, cierta pureza ascética y está conectada principalmente con el desplazamiento: indicar el movimiento en lugar de representarlo. Incluso tenemos la demostración del interés del artista por la antigüedad egipcia, los libros que le interesan, los motivos que copia. 


Retrato del Fayoum, finales del siglo IV, pintura al temple sobre madera de ficus, 36x17x0.5cm, Museo del Louvre


Veremos, claro, un parentesco grande con los retratos del Fayoum, los iconos mortuorios de mirada penetrante que son las primeras pinturas (en el Mediterráneo) que dan cuenta de la realidad del individuo y de sus verdaderos rasgos. Hay también una gran semejanza con el arte armenio, los rasgos alargados y finos de Akhenaton y de sus familiares, como en el busto aquí abajo. 


Alberto Giacometti, Busto delgado sobre base (llamado Amenofis), 1954, yeso, 39.7×33.1×13.7cm


En cambio, Giacometti, en este ejercicio, parece insistir poco en lo divino, tanto en el carácter fúnebre de los retratos como en la dimensión eterna, la trascendencia de la muerte que sustenta todo el arte egipcio antiguo. Su propio cuestionamiento sobre la representación es formal y estético: poca superación religiosa en su obra.