samedi 14 octobre 2017

Cincuenta sombras de azul

10 de octubre de 2017, por Lunettes Rouges

  
(artículo original en francés, aquí)

Marcio Vilela, Estudo Cromatico para o Azul, Bleu du ciel à 0 m, 20 000 m, 30 000 m et 38 000 m au-dessus du niveau de la mer, 2015, chacune 91x78cm


Es una obra bastante extraña la que presenta (hasta el 13 de octubre) el artista Marcio Vilela, un brasileño que reside en Portugal, bajo el auspicio de Ocuparten el 4° piso de un apartamento de Le Consulat (y es mucho más interesante que las fotografías fotoshopeadas que allí presentan). Extraña porque podría ser simplemente no una exposición artística sino la presentación de una investigación científica : ¿ cuál es el color del cielo ? Los sabios le dirán que es el azul, ya que es la frecuencia luminosa en la cual las moléculas de la atmósfera emiten más la luz del sol (si entendí bien). Y los pintores llevan siglos intentando representar esos matices de azul; los holandeses del siglo de oro, bañados por su luz húmeda fueron los primeros maestros del tema. Pero pintores y fotógrafos siempre han estado fascinados con los cielos nublados, atormentados, grises y blancos : como los famosos Equivalent de Stieglitz o las composiciones temporales de Jacqueline Salmon. Para gusto del artista, la pureza cerúlea es demasiado vacía, demasiado uniforme y hay que poblarla con nubes o estrellas.



Marcio Vilela, Estudo Cromatico para o Azul, éclatement du ballon à 38 000 m d’altitude, 2015, 136x175cm


Viela, por su parte, sólo quiere un cielo puro, pero lo quiere dentro de toda su diversidad, toda su profundidad, todas sus sombras azules : su proyecto consiste en amarrar aparatos fotográficos y cámaras a un balón sonda que sube a 38 000 metros antes de estallar. Así se han realizado miles de fotografías del cielo y cuando la atmósfera se hace rara ello se manifiesta con un ennegrecimiento de la imagen : lo que tenemos es un Pantone de azules más rico que cualquier carta de colores. El artista seleccionó algunas imágenes, de la más azul a nivel del suelo a la más oscura en lo alto de la trayectoria; cuando llega a 38 km, el balón estalla y la foto de ese instante muestra la envoltura en pedazos alrededor del núcleo. Los aparatos bajan con paracaídas y Vilela los recoge.




Marcio Vilela, Estudo Cromatico para o Azul, La stratosphère à 38 000 m d’altitude, 2015, 136x175cm


Es una trabajo obsesivo de investigación, un proceso que desplaza a su autor pues (parecido a Müller-Pohlela máquina toma las fotos automáticamente y luego el artista las selecciona; es una inversión de la regla clásica : elegir el marco de toma a fotografiar. El artista ya no es fotógrafo en el sentido del que toma las fotos sino el creador y organizador de un proceso casi científico que conduce a resultados visuales secos y puros. Este proyecto es algo como un camino sin salida : abandono de toda pretensión estética para privilegiar solamente el programa. Las obras precedentes de Vilela tenían que ver con el paisaje que él miraba como si fuera un espejo de él mismo, y ya había sentido fascinación por otras imágenes inciertas como las nieblas de las Azores, disimula casi todo el paisaje con el gris algodonoso de las nubes, el océano visto desde arriba o el « white out » : ya vemos una manera de privilegiar la mirada sobre lo mirado.

Fotos cortesía de Ocupart


Disfrute y comparta

Aucun commentaire:

Publier un commentaire