vendredi 4 août 2017

La fotosofía de Mr.Pippin

30 de julio de 2017, por Lunettes Rouges


(artículo original en francés, aquí)




Steven Pippin, Photo-Me, Pinhole Camera, Villiers St. Londres, 1987, vista de la exposición, foto del autor



Es verdad que podemos ver la exposición de Steven Pippin (hasta el 11 de septiembre) en el Centro Pompidou como un gabinete de curiosidades, como una galería de rarezas fotográficas, y todo está hecho para ello, como por ejemplo este artículo (podemos difícilmente calificarlo de "critica") que habla de bromas fotográficas disparatadas, y mucho más. Es cierto que transformar una nevera en cámara estenopeica para fotografiar huevos, o una bañera para fotografiar a un bañista, es increíblemente divertido. Arriba, la puerta que oculta una cabina fotográfica transformada en cámara oscura, con una puerta para gatos en la parte de abajo para que el artista pueda entrar y salir sin que pase la luz. Y transformar los baños de un tren en cámara oscura, es de un descabellado, ¡amigo querido! (y la exposición no nos ahorra nada de dicho proceso gracias a la película de la experiencia). Y no les hablo de la hilera de lavadoras transformadas en aparatos fotográficos ante los cuales el artista pasa con una bella erección (abajo, serie intitulada ER, lo que no significa Elisabeth Regina), ¡Dios mío qué audacia!





Steven Pippin, Laundromat Locomotion, serie ER, 1997



Esta exposición presenta lo esencial de la obra de Pippin y si usted se contenta siguiendo el recorrido, este se hace de manera anecdótica insistiendo sobre lo extraño, lo raro, sobre el lado Geo Trouvetou (o Poincheval...), inventor estrafalario del artista. Está claro que ese lado existe, que a Pippin le encanta inventar, experimentar, construir dispositivos originales, inéditos. Él pone esos hallazgos al servicio de una idea : si usted se contenta con mirar la exposición para maravillarse con sus jugueteos técnicos es fácil pasar sin entender, lo que muchos hicieron.




Steven Pippin, Non, 2007



Para mí, Mister Pippin es un gran pensador de la fotografía : es cierto que expresa sus teorías fotográficas tanto con la práctica como con la teoría (escritos), es cierto que no se llena de referencias a Benjamin o a Deleuze (como muchos), pero creo que su contribución a la filosofía de la fotografía (photosophie : neologismo cortesía de Christian Gattinoni) encaja al lado de Barthes o de Flusser. Para entenderlo hay que leer sus textos en el catálogo, pues aclaran su enfoque de manera muy interesante : aunque uno de sus textos se intitula Photographicus Philosophicus, no se trata de tratados de filosofía sino de notas breves, reflexiones fulgurantes sobre lo que es la fotografía, sobre su posible fin, y sobre todo sobre el tipo de proceso que sigue "no tanto para producir imágenes sino para materializar experiencias del pensamiento". Léanlo lo más pronto.



Steven Pippin, Leipzigerstrasse Berlin, 2007


El lugar de la exposición en donde mejor vemos esto (el menos oculto) es la vitrina que muestra algunos de los aparatos fotográficos que ha creado, los unos (arriba) estériles, maquinas fotográficas solteras, que funcionan pero que no pueden tomar fotos, otras híbridas, mitad analógicas, mitad numéricas (la fotografía aquí arriba, que no está en la exposición, que hizo con su combinado Analogital en la ubicación del muro de Berlin : la parte izquierda con la parte numérica del aparato y su parte derecha con la parte analógica del mismo aparato), o cortadas en dos que toman fotos de ellas mismas (el catálogo da bastantes otros ejemplos) : la destrucción del aparato, con bala o con fuego no es solamente una diversión de "agitado", va a la par con una reflexión sobre el papel del aparato y sobre su ambigüedad, sobre su producción y su uso fuera de lugar. Su exposición en Estrasburgo hace seis años fue más elocuente en cuanto al tema (notas de mi entrevista con él, en inglés).


Disfrute y comparta

Aucun commentaire:

Publier un commentaire