lundi 28 août 2017

Imperceptibles percepsiones según Ismaïl Bahri

21 de agosto de 2017, por Lunettes Rouges

(artículo original en francés, aquí)



Ismaïl Bahri, Ligne, 2011



Justo antes de entrar en la exposición de Ismaïl Barhi en el Jeu de Paume (hasta el 24 de septiembre), nos intriga una imagen. Es necesario un instante para darse cuenta de que tiene un suave movimiento, de que es un video y no una foto y se necesita un rato más largo para ponerse al ritmo de ese movimiento sutil, para que cuadre con nuestro cuerpo mismo y para percatarse de que está en su lugar, armonioso, coherente, sincronizado, realizado. Y con razón : se trata de la cadencia de un pulso, de un corazón, el suyo, el nuestro; lo que vemos es una gota de agua puesta sobre una piel, sobre la arteria de un brazo, de una muñeca, que vibra imperceptiblemente en cada sístole, que vibra entonces en mí también (un poco más lento, es verdad, alguna bradicardia). De cierta manera este video da el tono sobre la obra de Bahri : sencillez extrema de medios, relación poética y pulida con lo real, proceso en desarrollo, ineluctabilidad del tiempo que pasa.





Ismaïl Bahri, Sondes, 2017



Todo es movimiento elemental, la arena que desliza entre los dedos de una mano descarnada, los periódicos que se desenrrollan por capilaridad en una superficie con tinta, las hojas de revista arrugadas interminablemente entre los dedos : Todo es desarrollo, el hilo negro tembloroso que conduce poco a poco a las manos del que lo está enrollando, el huequito que por combustión devora poco a poco toda una hoja blanca. Todo es juego de manos, de dedos, incluso de palmas, todo es transformación, mutación, transferencia. Todo es poesía imperceptible y títulos sencillos.




Ismaïl Bahri,Source, 2016



Hasta la anti película final, Foyer, ciega y parlante, que niega la imagen, que la oblitera para dejar subsistir solamente las palabras, pronunciadas en dialecto árabe tunecino, escritas en francés (o en inglés) y que ocupan todo el espacio sonoro y todo el espacio visual, palabras ordinarias, palabras de transeúntes que se extrañan de esa cámara cuyo objetivo se oculta detrás de una hoja de papel blanco : grabado de la ciudad, del mundo, comentado por un corazón invisible y parlanchín, obra fría y distante, lo opuesto de la primera.

Fotos cortesía del Jeu de Paume




Disfrute y comparta

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire