lundi 31 juillet 2017

La sirvienta ideal, la planificación del territorio, y la señora Fulanita surrealista (Arles 3)


26 de julio de 2017 por Lunettes Rouges


(artículo original en francés, aquí)




Jean Dubuffet, Élément bleu XI, photomontage, 1967



Tres exposiciones en los Encuentros de Arles con dimensión histórica, incluso científica. Pasaré rápidamente por aquella consagrada a Dubuffet y a la fotografía, muy completa y documentada pero dedicada exclusivamente al uso que hizo el artista de la fotografía “sirvienta ideal” destinada a documentar la obra terminada o en curso, a mostrarla a través de proyecciones (el uso más original), a ayudarle a la memoria del pintor anotando tal impresión visual que servirá más tarde para construir una obra, a glorificar al artista trabajando, a ayudarle en la concepción de sus obras (como el montaje de las esculturas en el espacio público, arriba) pero que en ningún caso es la obra misma; es una simple herramienta (como lo dice el título de la exposición) : es sintomático que Dubuffet haya excluido la fotografía del campo del arte marginal, pues hecha con un aparato no podía ser aceptada. Habrá que esperar 2004 para que la fotografía sea reconocida como parte del arte marginal durante una exposición en San Francisco, Photography on the Edge.



Tom Drahos, vista de exposición, foto del autor



La exposición sobre la Mission Photographique de la DATAR sobresale por varias razones : primero porque representa una obra bastante lograda sobre la misión, luego porque al lado de Doisneau, Fenoyl, Koudelka, Ristelhueber o Basilico, saca a la luz fotógrafos algo olvidados como Tom Drahos y sus grandes composiciones/ desconstrucciones de objetos fotográficos; François Hers y sus horizontes conceptuales o Holger Trülzsch y sus redes de psicofotografías casi situacionistas, haciendo dialogar obras de época con otras más actuales, y ante todo porque analiza de manera crítica inteligente la cultura fotográfica del paisaje, la representación del mundo físico que nos rodea. En prima, un vídeo de Christian Milovanoff sobre su serie de oficinas, y sobre todo sobre la manera como se hace un libro de fotografía, sobre todos los secretos de la organización de las páginas y del diseño que los fotógrafos y diseñadores gráficos revelan rara vez : bonita lección. 



Nicole Métayer, Le lien, photocopies, 1974, photo de l’auteur



La tercera exposición culta, la del surrealismo hoy y ayer que presenta el Centro Pompidou, desafortunadamente no es muy convincente : es cierto que la parte histórica es interesante, a pesar de que esas fotografías las hemos visto muchas veces, sobre todo en el mismo Pompidou cuando hubo la exposición de 2009, y también aquí y aquí. Pero la curadora ha querido mostrar así los prolongamientos contemporáneos del surrealismo deshaciéndolo de su contexto histórico y reuniendo fotografías contemporáneas que revelan perturbaciones de la imagen, antipositivismo y teatralización, para tomar los términos de los carteles de presentación : eso es ir demasiado lejos : clasificar a Dayanita Singh, Sophie Calle o Alix Cléo Roubaud como surrealistas, es abolir toda definición histórica y satisfacerse de denominaciones mételo todo carentes de coherencia y que se limitan a lo extraño, al surrealismo según la señora Fulanita. Es cierto que hay obras interesantes, se descubren cosas bonitas (por ejemplo, compatriotas de la curadora desconocidos en Francia, como Aneta Grzeszykowska, quien junto a la checa Eva Kotátková es un poco más surrealista que los demás). Descubrí sobretodo los seis retratos con fotocopiadora que datan de 1974 de Nicole Métayer (una artista sobre quien he encontrado poquísima información y ausente de esta lista), es sin duda una de las primeras representaciones del cuerpo con el nuevo medio Xerox Art (ella inspiró el Copy-Art de Jef Aérosol); esa forma de desviar un medio, la exploración sobre otra imagen del cuerpo, más aún, del rostro, me parecen mucho más surrealistas que la mayoría de las otras fotografías contemporáneas que muestran aquí. En resumen, esta exposición y el libro que la acompaña, me han parecido bastante rebuscados y sin el rigor que supone una exposición que se define como científica. ¡Lástima!

Disfrute y comparta

Aucun commentaire:

Publier un commentaire