dimanche 13 juillet 2014

Próximo Futuro

13 de julio de 2014 por Lunettes Rouges

Próximo Futuro

(Artículo original en francés aquí)
Wim Botha, Solipsis VII, 2013

La Fundación Gulbenkian es un protagonista de la escena artística de Lisboa, y tiene facetas múltiples además de sus colecciones de arte clásico, oriental o decorativo. Una de ellas es el programa Próximo Futuro, enfocado hacia el arte contemporáneo de África y América Latina (y de Europa), con conferencias, instalaciones y películas. La exposición actual (hasta el 7 de septiembre) tiene un título equivoco : "Artistas comprometidos? Quizás". Uno se espera una reflexión más bien política y social, interrogantes sobre el análisis que hace el artista sobre su compromiso. En algunas obras indudablemente la problemática está presente, en otras es más difícil de identificar por su segundo sentido : como dice el comisario de la exposición Antonio Pinto Ribeiro, la política no debe ser el patrocinador sino el tema. Es ello posiblemente lo que debió de guiar mis preferencias, entre las obras presentadas, en especial hacia las películas.

Bouchra Khalili, Garden Conversation, 2014


En enero de 1959, en los jardines de la embajada de Marruecos en Egypto, a través del primer ministro marroquí, el socialista Addallah Ibrahim, se encontraron Ernesto Che Guevara (iba de camino a Gaza) y el rifeño Abdelkrim Al Khattabi (refugiado en El Cairo desde 1947), dos iconos del anticolonialismo. Qué se dijeron?  Bouchra Khalili, adepto de hacer surgir la historia en momentos inesperados, ha querido recrear esa Garden Conversation haciendo actuar (de manera muy rígida) a un joven y a una joven árabes, en Melilla, el enclave español que está cercado por alambres de púas en ese mismo Rif, ciudad en donde Abdelkrim fue cadí durante un tiempo y en donde empezó a oponerse a la colonización española - alli empezó también el sublevamiento franquista-  y que hoy, más allá de lo que es el enclave, lo conocemos sobretodo por sus migrantes subsaharianos que quieren alcanzar Europa. La cámara se demora por los bosques en donde duermen, por los senderos que toman, las cercas de seguridad que intentan pasar arriesgando sus vidas, todo eso sin mostrarlos nunca. Estamos ante esa conversación a solas con esos dos jóvenes que, filmados de perfil, inmóviles, recitan sus textos con gravedad y sin amaneramiento. Qué texto? Un invento de lo que hubiera podido ser esa conversación, a partir de los escritos y de los discursos de los dos protagonistas : en tres partes (Hipótesis, Método y Nación), pensamientos sobre la lucha y la resistencia. Es también un diálogo imposible : Khalili adepto de los cruces lingüísticos hace que sus dos actores dialoguen en dos versiones dialectales de árabe muy diferentes, el hombre (Khattabi) en marroquí y la mujer (Guevara) en Irakí. Es quizás la obra de la exposición que se acerca más a ese mítico futuro inmediato (o venidero).

Berna Reale, Ordinario, 2013

Más comprometidas, más brutales son las instalaciones filmadas de la artista brasileña Berna Reale (que es también criminóloga), que hablan de poder, de violencia y de víctimas. En Ordinário, recolecta huesos humanos de desaparecidos y los transporta en un carro mula (como esos que se usaban en los campos de batalla para cargar a los muertos) a través de las calles desbaratadas de la ciudad brasileña de Belém do Pará, totalmente vestida de negro, trágico ángel de la muerte. En Palomo, montada en un animal rojo, uniformada de policía con visera/bozal patrulla las calles del centro de la ciudad, y en Soledade, conductora en sastre chic llevando una cuadriga con cerdos por las calles de un barrio famoso por su mercado de la droga. Esos rituales aparentemente absurdos hacen que la ironía surja del caos, poesía trágica de la violencia. Es un nombre para tener en cuenta.

Simon Gush, Sunday Light, 2013

El sudafricano Simon Gush filma los domingos de Johannesburgo cuando los edificios de oficinas están vacíos, cuando, ya que todo está regulado por el trabajo, el tiempo se dilata, la inactividad se instala, en las calles desiertas se ven apenas algunos pasantes desplazados. Es un bonito poema urbano en blanco y negro que se termina con una secuencia de cuatro hombres con sus cascos acostados sobre un techo de vidrio, simulando dormir, aunque trabajan el domingo, día en que no molestan a los ocupantes del edificio. Una reflexión sobre el tiempo social, claro, pero sobretodo la película de un enamorado de esta ciudad, que sabe perfectamente volver su atmósfera extraña. Y para no hablar únicamente de películas, me gustó la escultura alada de Win Botha, como un Ícaro estrellado contra el suelo, instalación con palos, neones y plumas, liviana, flotante, transitoria (arriba).


En el catálogo, entre a otros, un texto interesante de Carolina Ariza sobre el vagar urbano, de Baudelaire y Benjamín a los artistas contemporáneos sudamericanos, un tema que, entre Debord y Tichý, me ha interesado bastante.


  Llamado a candidatos : a alguien (voluntario) le gustaría traducir mi blog al portugués ? Voy a estar en Portugal por lo cual escribiré a menudo sobre las exposiciones en Lisboa, y, según el modelo de las traducciones del blog al inglés y al español, apreciaría si alguien estuviera interesado. Contactarme en lenot.marc@gmail.com.  Gracias. 
Share and Enjoy

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire